Normas para tapicerías genéricas

adminNoticiasDeja un comentario

RECOMENDACIONES PARA EL USO ADECUADO DE LA TAPICERÍA.

Al igual que todos los tejidos de uso diario (piense en su ropa, alfombras o cortinas), los tejidos de nuestros sillones acumulan polvo y se ensucian como consecuencia del contacto, del pelo de nuestras mascotas, o del medio ambiente. Se entiende por tanto, que son indispensables unos cuidados y un mínimo mantenimiento para mantener la tapicería en condiciones óptimas.

QUÉ SE DEBE HACER:

  • Cepillar la tapicería regularmente usando el aspirador a la mínima potencia y teniendo especial cuidado con los bordes y pliegues.
  • Si las fundas admiten el lavado en agua, lavarlas vueltas del revés y con la cremallera cerrada.
  • Si tiene velcro, proteged() con un tejido adherido.
  • Utilizar siempre detergentes neutros.
  • Lavar a baja temperatura, con programa delicado.
  • Hacer un centrifugado mínimo (prendas delicadas)
  • Con la funda todavía en húmedo, estirarla en ambas direcciones con el fin de minimizar la alteración de las dimensiones originales.
  • Dejar secar las fundas a temperatura ambiente, evitando el contacto directo con la luz solar.
  • Planchar a baja temperatura por la cara intema ( microfibras y chenillas), o interponiendo un tejido blanco de algodón.
  • Reavivar el pelo con un cepillo suave.

QUÉ NO SE DEBE HACER:

  • Lavar con lejía o productos abrasivos.
  • Utilizar detergentes que contengan blanqueadores.
  • Utilizar suavizantes.
  • Lavar junto con otras prendas.
  • Utilizar la secadora.
  • Secar al sol.
  • Planchar a temperaturas no recomendadas.
  • Lavar la funda sin proteger el velcro.
  • Lavar cuando la funda conste de mas de un tejido, ya que pueden tener características diferentes.
  • Cargar a máxima capacidad la lavadora

TRATAMIENTO DE MANCHAS:

Antes de limpiar o tratar una mancha hay que consultar las instrucciones del fabricante. Todo producto de limpieza (incluyendo el agua) convendrá ensayarlo previamente en una parte poco visible del sofá, para asegurarnos de que no resultan afectados ni el tejido ni el color. Es importante tratar las manchas cuanto antes, absorbiendo con un paño o esponja, pero nunca frotando. Hay que tratar la mancha partiendo de la periferia hacia el centro, para evitar que se extienda. En caso de duda es recomendable acudir a un profesional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *